Egresados

Español

Germán Moncada: “El Magíster en Ciencias de la Ingeniería de la Usach abrió mi mente a pensar, a crear nuevas cosas”

Germán Moncada: “El Magíster en Ciencias de la Ingeniería de la Usach abrió mi mente a pensar, a crear nuevas cosas”

Convertirse en actor era el sueño que tenía Germán Moncada al concluir su enseñanza media. Sin embargo, su padre de profesión contador, fue quien lo impulsó a abandonar esa idea y optar por una carrera tradicional. Tal vez es uno de los ejemplos de tantos que existen en nuestro país que ven en las tablas su futuro, pero prima el tema económico por sobre el arte. Y no está arrepentido, porque fue en la propia Universidad de Santiago, que pudo también dedicar parte de su tiempo a electivos que llenaron en cierta medida esa vocación. Entró a estudiar Ingeniería Civil Industrial a la Facultad de Ingeniería y en el Campus conoció a quien es su esposa; fue profesor asistente de nuestra Casa de Estudios y hoy ocupa un alto cargo en el Ministerio de Obras Públicas.
 
“Los años que estuve en la Universidad de Santiago fueron los mejores de mi educación. La Usach fue mi casa y mi trabajo”, resalta expresando el espíritu usachino que lleva impregnado a flor de piel. 
 
Germán ingresó a nuestro Plantel en 1999 y egresó el 2005. Abordó paralelamente su tesis de Ingeniería Civil Industrial con un Magíster en Ciencias de la Ingeniería que cursó en nuestra misma Corporación. Si bien era imprescindible salir al mercado laboral para ganar su primer sueldo, el amor por nuestra Institución parecía retenerlo, según el mismo recuerda. “Mi esposa me insistía en que terminara pronto la tesis”, comenta. Algunos de sus compañeros siguieron el camino del postitulo en el extranjero, pero él lo hizo en la Usach, donde además se desempeñó por un tiempo como profesor asistente en el Plantel. “Cuando postulé al Magister tenía que obtener la licenciatura en ciencias de la ingeniería, así que comencé a hacer clases de administración de la producción a estudiantes de Ingeniería en Ejecución, durante el día y en el vespertino. Con el dinero que ganaba pude costear el pago de la carrera y me quedaba para pagar algunas cuentas y darme algunos pequeños gustos”, expresa.
 
Cuéntanos de esta experiencia doble de estar en clases y hacer clases…
 
La diferencia del Magíster con el pregrado es que tú no recibes la educación formal del pregrado sino que debes abocarte a la realización de determinados trabajos que vas discutiendo en conjunto con tus profesores. Teníamos una línea investigativa. Era mucho más libre y me gustó más que el pregrado. Si bien teníamos los mismos académicos que nos hacían clases, la educación es más personalizada dado que son cursos con un menor número de estudiantes. Le tomé mucho cariño a esos últimos dos años. Tú eliges tus cursos y profesores. Me sentía aún más motivado. 
 
¿Recomiendas hacer un Magíster en nuestra Casa de Estudios?
 
Absolutamente. El Magíster en Ciencias de la Ingeniería en la Usach es científico, más académico que un MBA por ejemplo. Me enseñó a generar nuevas soluciones… puedes investigarlas o incluso crearlas. La Ingeniería debería ser así. Muchos colegas encasillan las soluciones a los problemas según los ramos que tuvieron en el pregrado. Ingeniería es ocupar todas las herramientas que la Universidad te entrega.
 
Comenta que como profesor universitario asistente, conocía a muchos de los estudiantes del pregrado diurno. En vespertino fue un poco más complejo porque los alumnos provienen de empresas o instituciones y ya tienen experiencia trabajando. 
 
En septiembre de 2006 a pocos días de dar su examen de grado ya se disponía a ingresar a su primer trabajo formal en el Ministerio de Obras Públicas donde se mantiene hasta el día de hoy, pero con una carrera funcionaria que lo tiene encumbrado en un relevante cargo. Con anterioridad, había hecho su práctica en Metrogas.
 
Luego de  tres años en el MOP como ingeniero de proyectos se convirtió en jefe del área y triplicó su sueldo inicial. Al año lo reclutaron para Aeropuertos transformándose rápidamente en Jefe del Departamento de Aeropuertos y se hizo cargo de todas las licitaciones de terminales aéreos.  “Sacaba un proyecto por año, lo que era bastante. Mi primer aeropuerto fue el de La Florida, en La Serena. El diseño arquitectónico lo hace la Dirección de Aeropuertos del MOP. A nosotros nos corresponde el proceso de entregar en concesión el terminal aéreo por una determinada cantidad de años. El concesionario hace las obras y explota el aeropuerto, recuperando su inversión. Mi trabajo es que dichas condiciones estén ajustadas a las expectativas del sector privado, formalizar el proceso de licitación y adjudicar el contrato de concesión”, remarca. La estrella de su historial fue el megaproyecto del Aeropuerto Arturo Merino Benítez; actualmente está en el proceso de licitación del aeropuerto El Loa de Calama. 
 
A menudo se habla de la burocracia del Estado; del hacer siempre lo mismo… hay cierto temor al cambio. En este crecimiento ¿cómo te ayudó el Magíster a proyectar tu labor?
 
Yo creo que el haber hecho el Magíster fue fundamental para mi apertura de mente. Eso no te lo da el pregrado. Es esa libertad de reflexionar la que no te encasilla. Es cierto, en el Estado la respuesta es para qué cambiar si así lo hemos hecho siempre. Yo motivo a mi equipo para que pensemos más, porque si bien lo anterior puede ser correcto, siempre hay mejores formas de hacer las cosas. El pregrado te da el conocimiento, pero el Magíster te enseña a no encerrarte en una sola cosa… más que a innovar, tal vez a mezclar herramientas que ya existían. La innovación en el aparato público es mucho más compleja puramente hablando.

Salomé Villa, Doctora en Lingüística Aplicada en Evaluación de Idiomas: “La Usach te abre puertas en el extranjero”

Salomé Villa, Doctora en Lingüística Aplicada en Evaluación de Idiomas: “La Usach te abre puertas en el extranjero”

Salomé Villa  ingresó a Bachillerato de nuestra Universidad en 1997, pasó por Obstetricia en la Facultad de Ciencias Médicas, pero sería en la Facultad de Humanidades donde encontró su real vocación: la Licenciatura en Lingüística Aplicada con especialización en traducción en inglés y japonés, carrera que la llevaría a viajar por el mundo, sumar un Magíster y un Doctorado que hoy la posicionan como una incipiente investigadora.“Si bien la vuelta fue larga igual tiene sentido porque lo que yo hago en lingüística es evaluación, que es un paradigma bastante más positivista que el resto y más cercano a las ciencias, creo  que nunca habría llegado a la educación con mi formación en el colegio, porque las humanidades me cargaban”, asegura.
 
Su vida académica y profesional es bastante promisoria. Tras dar su examen de grado, hacer su práctica profesional en Greenpeace y titularse en el pregrado como traductora, el destino la llevó a hacer clases de inglés en un Colegio de la Fundación Belén Educa y a aceptar luego la coordinación del departamento de inglés. Ahí se enamoró de los niños y decidió cursar dos años de pedagogía en un plan especial para profesionales. Luego puso su saber a disposición de quienes deseaban postular a MBA en el extranjerodesde Nova Consultores donde dictaba clases particulares; hizo diseño de curriculum para varias universidades y  firmas de abogados hasta que en 2011 se motivó a ir por más.
 
Su siguiente paso era salir del país a perfeccionarse.Postuló a las Becas Chile y abordó un avión rumbo a Australia para hacer su Magíster en University of Melbourne. El 2013 volvió a Chile para participar en el grupo elaborador de los estándares en pedagogía en inglés de la Universidad Alberto Hurtado y fue coordinadora académica de la carrera, además de asumir la coordinación de las prácticas profesionales. Sin embargo, la evaluación de idiomas era su prioridad y el doctorado era su horizonte; el lugar la prestigiosa Universidad de Lancaster en Inglaterra. Ha sido acreedora de múltiples reconocimientos, entre ellos, en 2017 recibió el Assessment Research Award que otorga el British Council. Presentó un póster en el Language Testing Research Colloquium que es la conferencia más importante de lenguaje testing en el mundo organizado por la International Language Testing Association, cuando estaba en su segundo año de doctorado y de ahí ha presentado todos los años siguientes. Fue una de las fundadoras de LAALTA, Latin American Association for Language Testingand Assessment, de la que es la actual presidenta.
 
En tercer año de su doctorado  postuló a un Erasmus, una beca de movilidad en Europa, para trabajar con una investigadora en Alemania de la Universidad de Bremen.
 
En 2018, tras dar su examen de candidata a doctora postuló a un Doctoral Dissertation Grant, de la International  Research Foundationfor English Language Education (TIRF)  y se convierte en la primera chilena que se lo gana y la tercera de Latinoamérica.
 
En febrero de 2020 se tituló de doctora en lingüística aplicada y de regreso en Chile tras  adquirir un compromiso académico con la Universidad Alberto Hurtado, volvió a esa universidad como académica investigadora. Es permanente invitada a participar como panelista en distintas conferencias de evaluación de idiomas.
 
Tu currículum es extenso y son numerosos los premios y reconocimientos que has recibido. A la luz de esta trayectoria ¿cómo crees  que te marcó la Universidad de Santiago desde aquel momento de ingresar a Bachillerato hasta tu titulación en la Facultad de Humanidades?
 
La Usach es mi alma mater. Siempre la vi como una universidad destacada y fue un orgullo entrar y ver una diversidad de gente increíble; compartir con personas de mucho bagaje cultural. Me gustaba  el nivel de exigencia académico, había que estudiar harto, quemarse las pestañas. Esa exigencia me puso presión,pero satisface el ego académico, aquella  sed de querer ser más.
 
¿Cómo influyó nuestra Universidad en tus deseos de salir al mundo y optar al Magíster y Doctorado que lograste?
 
Muchas de las oportunidades que se me abrieron fueron por haber estudiado en la Universidad de Santiago. En Chile la gente toma decisiones laborales según donde estudiaste y la Usach me abrió muchas puertas. Eso siempre ha sido un gran apoyo, donde vaya llevo la marca de una Universidad potente en mi curriculum,  una Universidad con prestigio. También para postular a la Beca Chile fue muy importante donde estudié.
 
¿Recomiendas seguir el camino profesional  que tu tomaste?¿Te sentiste plenamente capacitada con los conocimientos adquiridos en el pregrado para salir al mundo y buscar la posibilidad del postgrado en el extranjero?
 
La Universidad te da la solidez curricular para enfrentar nuevos desafíos como los que decidí asumir yo con un Magíster en Australia y el Doctorado en el Reino Unido. Pienso que las carreras de la Usach tienen un muy buen nivel de profesionales. No me imagino una carrera que no te permita dar un paso más allá. El  perfil de  estudiantes que entra a la Usach es excelente. Tuve compañeros muy capaces, muy estudiosos. Lograr nuestras metas es una mezcla de ambas cosas. Hoy estoy celebrando mi primera publicación indexada como investigadora. El paper se realizó con el proyecto de la Universidad de Bremen, cuyo resultado fue el Erasmus al que postulé. Ahora estoy preparando uno sobre mi tesis y postulé a un fondo en investigación internacional del British Council para la prueba Aptis. Queremos investigar qué impacto global tiene utilizar una prueba de este nivel, respecto a la toma de decisiones institucionales.

Francisca Wiff, psicóloga: “La pandemia replanteó la forma de buscar trabajo y de aceptar o no sus condiciones”

Francisca Wiff, psicóloga: “La pandemia replanteó la forma de buscar trabajo y de aceptar o no sus condiciones”

Salió a los 17 años del colegio y entró a la Escuela Militar. Cuando le dieron de baja médica, estudió dos años Química y Farmacia en la Universidad de Concepción. Le gustaban las matemáticas, pero decidió dar un giro radical y estudiar psicología en la Usach.

En 2012 entra a la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago donde reconoce que se abrió a un mundo variado de gente que ofrecía este gigantesco Campus único al centro de la ciudad.  Durante su paso por nuestro Plantel formaría parte del desarrollo de la nueva malla curricular. 

Hizo su práctica en investigación de mercado, pero chocó con una pared al momento de buscar trabajo. Ahí decidió ir por el camino de Recursos Humanos y no se equivocó. Ingresó a una empresa outsoursing, Gs BPO, como Analista de Desarrollo Organizacional haciéndose cargo de la mayoría de los procesos y la implementación del sistema de gestión por competencias de la compañía. Luego, pasó a  Take UP  donde participó en un Proyecto de la OIT de comunicación interna y buenas prácticas laborales, para el mejoramiento de relaciones laborales. Siguió su trayectoria como Consultora en  Recursos Humanos en Hotelera Solace,  para diseñar e implementar de gestión de personas de sus hoteles. Estuvo en PWC y en EY, donde descubrió que en las Big4 predominan los egresados de la Usach. Francisca hoy es Gestor de Clima y Desempeño en CMPC

¿Por qué crees que en consultoría predominan nuestros egresados?

_ En la Usach aprendes a enfocarte mucho en la innovación y pensar diferente, entonces, en un trabajo no es necesario que nos den todas las herramientas para sacar un producto de alta calidad. Somos muy versátiles. En mi práctica en marketing no tenían que decirme “esto es una percepción y se analiza así”, lo sabía porque me lo enseñaron en la Universidad. Un egresado de la Usach tiene la capacidad de relacionar los conceptos, porque todas las materias se interconectan. Se va entrelazando el curriculum. El egresado de nuestro Plantel aplica el “más por menos”. En nuestra Casa de Estudios había paralizaciones, pero volvíamos a clases con una realidad diferente y una flexibilidad al cambio total, que nos sirvió para el futuro.

Ranking destacado

Francisca fue nominada este año en el certamen internacional HR Influencers y ocupó el puesto 11, donde también destacaron dos egresadas de nuestra Universidad.
HR Influencers está compuesto por profesionales de distintas áreas de los Recursos Humanos que influyen y enriquecen el ambiente laboral. En este sentido, el ranking reconoce a profesionales que destacan en cuatro ejes: deslumbrar por su experiencia, inspirar a otros a tomar acción, compartir sus conocimientos, además de contar una voz y punto de vista auténticos.

Eres muy importante para muchas personas que buscan empleo con la publicación de tus ofertas laborales en redes sociales. ¿Cómo partió esa idea?

_ Después del estallido social y antes de la pandemia, muchos de mis conocidos quedaron cesantes y comencé a compartirle a ellos listados de ofertas de empleo a través de Linkedin, hasta que decidí abrirlos a todos los que quisieran recibirlos, todos los días y ordenadamente Para el estallido aparecían alrededor de 10 a 15 ofertas. Un año atrás, en el momento más duro del COVID, esta cifra bajó diametralmente. Ahora son 25 a 35 ofertas diarias. No publico aquellas que son poco éticas, y algunas que rayan en lo ilegal. Antes publicaba ofertas que enviaban en grupos de whatsapp, ahora son los propios reclutadores los que me piden que muestre sus ofertas y otras personas me etiquetan.

¿Crees que hay menos gente buscando trabajo realmente como aseguran algunos empresarios o cambio el paradigma?

_ No creo que haya menos gente buscando trabajo. Yo me apego al análisis estadounidense del tema. Lo que pasa es que la gente se ha replanteado por qué trabaja y cómo quiere trabajar. Si antes trabajaba 45 horas a la semana y casi no veía a sus hijos, hoy se preguntan si quieren ese estilo de vida por un determinado sueldo. La pandemia replanteó lo que la gente quiere exigir dentro de un  empleo, como decía el INE sobre los 600 mil pesos se reciben muchas postulaciones. El trabajador se puso más exigente con las empresas y estas deben ponerse a tono con esas exigencias. No hay aprovechamiento de los recursos del Estado como el IFE, sino hay un cambio de modelo. La empresa debe replantearse para qué quiere al trabajador y cómo quiere que trabaje. Con esto del teletrabajo, muchos se han dado cuenta que es más conveniente trabajar desde el hogar y se toman su tiempo para encontrar ofertas laborales con esas condiciones. En EE.UU no han dicho que se estén aprovechando de los bonos del Estado, sino se están replanteando la forma de trabajar.

¿Que ha representado la Usach en tu exitosa carrera desde la psicología organizacional?

_ La Usach es súper flexible y me permitió tener amigos de otras carreras, porque hay vida dentro y fuera de la Universidad, lo que me ayudó a abrir un poco más mi mente. Profesionalmente recibí el sello Usach que es reconocido en el mercado y eso facilita muchas cosas en la vida, porque te entrega conocimientos vigentes y más allá. No tuve que salir y actualizarme para insertarme en lo laboral. Dentro del círculo de mi generación la gran mayoría de mis ex compañeros trabajan en el sector privado en importantes empresas. Ninguno esta cesante. Nuestra Alma Máter enseña a valorar lo humano y por eso la ética de sus profesionales se hace notar. Yo tengo un diplomado en finanzas corporativas, otro en gestión de innovación y estoy terminando uno en dirección estratégica del talento, pero donde voy recomiendo a mis colegas que tomen sus diplomados en la Usach porque les dará otra mirada, la mirada de la Universidad de Santiago.

Javier Oyanedel, Ingeniero Comercial, director de marketing en Verizon: “El éxito es suma del saber y la perseverancia”

Javier Oyanedel, Ingeniero Comercial, director de marketing en Verizon: “El éxito es suma del saber y la perseverancia”

Siempre tuvo claro que quería ser ingeniero comercial y le apasionaba el marketing. Un profesor de economía en tercero medio le proporcionó conceptos básicos; pensó esto es lo mío y no se equivocó. Rindió su enseñanza media en el Verbo Divino y en el Saint George donde aprendió inglés y fijó su atención en dar una buena Prueba de Aptitud Académica. Las universidades estatales estaban dentro de su horizonte y la Usach fue la elegida. El profesor Rojas de la FAE con el que tenía extensas conversaciones sobre posicionamiento y segmentación le dijo un día que el  marketing es el puente entre la empresa y los consumidores, frase que hasta ahora usa y aplica, porque es hacer que los productos o servicios que una empresa fabrica los conozca el consumidor y se produzca ese puente.

Ingresas en 1978 a la Facultad de Administración y Economía. ¿Qué recuerdas de esa época?

_Yo tenía una buena impresión de la Usach. Mi primera opción fue la UC, por puntaje no quedé. En la U. de Chile podría haber ingresado en segundo semestre. No quise esperar y en la Usach la carrera era nueva y fue muy motivante desarrollarla. Quise ser uno de los primeros en egresar. Antes era administración de empresa. Yo entré con ese cambio. No me arrepiento para nada. Tuve excelentes profesores. Egresé en 1982. De los 75 compañeros solo 5 salimos sin repetir ningún ramo. Yo provenía de un colegio de hombres, por lo que entrar a la Universidad fue además súper entretenido. En la Educación Superior nadie te dice las cosas que debes hacer. Yo iba a clases en la Usach porque me interesaba, no porque tenía que ir obligado a aprender. Tuve amigos de todos los niveles socioeconómicos y de regiones. Tres años después de egresar fui profesor ayudante en la Universidad Católica de Ingeniería Comercial en el ramo de estrategia empresarial.

Háblame un poco de tu trayectoria que te lleva a una de las más grandes empresas de telefonía de los Estados Unidos. ¿Cómo llegas a ser director de marketing en Verizon?

_Mi sueño en la Universidad era transformarme en product manager de una empresa internacional. En la década de los 80 buscabas empleo en el Cuerpo B de El Mercurio. Ahí encontré  a Johnson & Johnson Chile, multinacional estadounidense dedicada a fabricar dispositivos médicos, productos farmacéuticos, de cuidado personal y hoy vacunas. Buscaban un representante de ventas para el área médica. Fui algo así como visitador médico. Esa experiencia me sirvió mucho porque pude saltar al marketing con una primera experiencia en ventas. El gerente general me comentó que hacía clases en la Universidad Católica para la carrera de  Ingeniería Comercial y me permitió ser su profesor ayudante. Después de unos años escalé a segment manager, a cargo de compras de materias primas. Luego postulé a la empresa inglesa Reckitt conocida en Chile por los productos Nugget y fui su product manager: esta empresa terminó de formarme en el área de marketing. Me tocó la suerte de representarla en un workshop internacional. El gerente de marketing no pudo asistir a un evento internacional y el gerente general tampoco. Me mandaron a mí. Me la jugué y presenté como cualquier otro gerente. A los dos meses me llamaron a trabajar a la casa matriz en Londres con tan solo 29 años y me transformé en el primer latinoamericano en esa empresa en la capital británica. Fue un cambio brutal porque Londres es gigantesco, hay más recursos, acceso a agencias de publicidad, ahí aprendí mucho. Años después volví a Chile. Fui gerente de marketing durante 3 años en Almacenes Paris; luego 4 años en Telefónica, sin saber nada de telecomunicaciones. Me correspondió hacer el cambio de marca de CTC a Telefónica.

¿Con ese curriculum pensaste en volver a salir del país?

_Primero quise independizarme, porque ya me conocían en el mercado por estas dos grandes empresas. Seguí siendo asesor de Telefónica y fui tomando clientes en otras áreas. Uno de esos fue CGS una empresa con base en Nueva York que me invitó a unirme como empleado.  Me fui con mi esposa, pero pedí llegar a Seattle porque mi hermano era gerente de marketing de Microsoft y además cliente de CGS. Fui account manager para Microsoft cuatro años. En Seattle tiene oficinas corporativas T mobile, uno de los tres carriers más importantes de EEUU con capitales alemanes, donde arribé después. Me cambié a Sprint en Miami por razones familiares, hasta que me contactaron de Verizon para ser su director de marketing de segmentos estratégicos, donde el área que dirijo es responsable de los segmentos militar (activos y veteranos); profesores, área médica, estudiantes universitarios, seniors, jóvenes, bomberos, policías y niños.  En población, unos 160 millones de potenciales clientes, casi la mitad del país.

¿Cuál es la clave de tu éxito y la importancia que la Usach tuvo en tu formación?

_La Usach definió lo que yo quería hacer. Trabajo en una empresa internacional en un gran mercado. La Universidad me dio conceptos básicos, pero también la forma de enfrentar los problemas, la estructura organizativa, el orden. No es conocimiento por si mismo, es la forma de enfrentar cómo hacer las cosas que te sirve para todo. Puedo tener un problema con un gerente que me dice que no está funcionando un tema. Mi formación me hace analizar cuáles son las causas, las posibles soluciones... uno tiene una estructura de trabajo que me lo dio la Usach, que no te la enseña el colegio. La experiencia ayuda, pero esa estructura básica, aquel marco de referencia, me lo entregó la Usach. Estoy muy agradecido de mi Alma Máter, por eso cuando dicto charla en la Universidad voy encantado porque quiero devolver lo que mi Casa de Estudios me entregó, todas aquellas herramientas para enfrentar los desafíos del mercado en que uno está. Siempre he sentido que soy el mejor en lo que hago y esa confianza ayuda en tu desarrollo profesional. Cuando me titulé como Ingeniero Comercial de la FAE me creí el cuento. Postulaba a empleos; les decía yo soy bueno, por esto, esto y esto. Quizás pensaban que era prepotente, pero no me importaba porque lo apoyaba con argumentos. No hay que tener miedo a decir lo que uno siente, pero también hay que saber escuchar. No porque vengas de Harvard o de la Universidad Católica eres el mejor. Si aquellas compañías que te mencioné me contrataron fue porque pensaron que yo era el mejor para ese cargo y estudié en la Universidad de Santiago. La seguridad es fundamental en cualquier labor. Si un estudiante de la Usach está bien preparado y se lo propone, va a lograr todas sus metas. Lo importante son los conocimientos y la confianza en sí mismo. Una carrera exitosa depende de la perseverancia, de la seguridad en los conocimientos que adquiriste en la Universidad, de tener claro lo que quieres, y una cuota de suerte con oportunidades que no debes dejar pasar.

Hans Berner, Ingeniero Comercial, President OPKO Health Iberoamérica: “A la FAE le debo todo lo que soy como persona”

Hans Berner, Ingeniero Comercial, President OPKO Health Iberoamérica: “A la FAE le debo todo lo que soy como persona”

Hans Berner se tituló como Ingeniero Comercial de la Usach el año 1985. Nos habla desde Barcelona, España,  a través de la plataforma Zoom. Se autodefine como inquieto y busquilla, pero también como un predicador. “Odio que  me traten de  jefe”, remarca. Actualmente es Presidente de Obko Health Iberoamérica, pero su historia es tan interesante como su personalidad.
 
Su pasión desde los diez años era la Administración. Fue siempre un estudiante distraído y bueno para la talla durante enseñanza media, lo que le valió no tener buenas notas para enfrentar la Prueba de Aptitud Académica. No obstante, el puntaje le permitió ingresar a Ingeniería en Minas,  en la entonces Universidad Técnica del Estado motivado por su padre que fue un visionario de los negocios y que le advertía que con los años la minería sería el futuro. “El segundo año reprobé dos veces Operación de Minas y me echaron. Lo digo con honra y no me avergüenzo. ¡Me echaron! (se ríe), pero eso me abrió las puertas de un mundo maravilloso. Di nuevamente la Prueba, esta vez con  solidez en matemáticas y entré a estudiar Ingeniería Comercial a la Facultad de Administración y Economía”, recuerda.  
 
Hans Berner asegura que en la FAE se acabó la pena, el dolor, creció su autoestima y encontró la felicidad. “En segundo año ya hacía tres ayudantías distintas: auditoría, economía  y matemáticas. Fui el primer ayudante en Álgebra Lineal que aún era estudiante. Todavía no se rompe el récord de mis notas de egreso, 6.45”. Actualmente comparte sus labores  en OBKO con la docencia. Ha sido profesor del MBA de la Universidad Católica y está invitado a ser profesor del MBA de la Universidad de Los Andes.   
 
Percibo que guardas un gran cariño por la Universidad de Santiago. ¿Por qué?
 
Tengo un agradecimiento enorme por la FAE. Yo a la Universidad de Santiago le debo todo lo que soy como persona, porque me abrió las puertas a la Administración. Tengo 61 años y todavía crecen en mí las ganas, el apetito, el hambre de aprender de un joven de 25 años. Como no voy a querer a la FAE. Imagínate, yo estuve en los orígenes de la Usach. La FAE es mi vida. No es un escalón. Ser profesor del MBA de la Universidad Católica es una etapa; ser profesor 8 años en la Universidad de Los Andes es una etapa; ser profesor del pregrado de Ingeniería Comercial de la UC es una etapa. Yo estudié mi MBA en la Universidad Católica argentina y fue otra etapa, pero lo de la Usach es otra cosa. Cada vez que inicio una clase les digo a mis alumnos  que soy un orgulloso Ingeniero Comercial de la Universidad de Santiago de Chile. Pasa el tiempo y no se olvidan de este docente que les dio cariño, que los acompañó y que además siempre les habló bien de su Alma Máter. Cuando otros se callan de donde provienen porque no estudiaron en la Universidad Católica, o en la Universidad de Chile, yo lo digo fuerte. Soy de la Usach. Lo mismo pasa en una comida de negocios. Te preguntan dónde estudiaste. ¿En la Católica? No, les respondo, yo soy orgulloso egresado de la Usach.
 
Su trayectoria
 
Tras titularse en nuestro Plantel desechó la opción de continuar estudiando porque necesitaba trabajar y pagar su crédito fiscal. Postuló al Banco Morgan Finanzas como operador de mesa de dinero y se transformó en  gerente de Finanzas.En el Laboratorio Chile  fue el coordinador para la colocación de ADR´s en Nueva York. Dirigió a 800 trabajadores en Argentina, con una  facturación de 120 millones de dólares. Fue director regional para IVAX en Latinoamérica  hasta que el 2006 Laboratorio Chile se vendió a TEVA. Abandonó la empresa para fundar OPKO en Chile, una industria farmacéutica con peso específico en el mercado nacional en el campo de los medicamentos  genéricos y bioequivalentes que da solución de alta calidad a precios convenientes. Encabezó OPKO Latinoamérica como gerente general, y hoy además es Presidente de OPKO Health Iberoamérica.
 
¿Cómo logras manejar paralelamente el mercado latinoamericano e iberoamericano?
 
Si haces algo por placer no hay cansancio. Siempre les digo a mis alumnos que si no les tinca esta carrera, no sigan. Es el mejor consejo que les puedo dar. Si te gusta la danza clásica hazlo, porque en eso serás el mejor. No pierdan el tiempo. Yo soy tan feliz porque hago lo que siempre soñé y más encima me pagan. Por eso vivo la mitad del año en Barcelona y la otra mitad en Chile. Llegué a España con un plan de duplicar las ventas en tres años. Me han considerado un loco, pero les dije cómo lo haré. Hay que diseñar, soñar y empezar a conquistar. Lo peor que puede hacer un líder de organización es dar órdenes. El jefe que da órdenes es patético. Un líder es el que te seduce, el que te cuenta su historia, sus sueños. En España vamos a introducir productos farmacéuticos veterinarios. Si estoy aquí es para batir récord. En México, durante tres años consecutivos junté a todos los trabajadores de la Planta en un patio y les dije lo espectacular que nos iba. A mí me gusta que las ganancias se repartan. Les subí el sueldo en un 35%. Ahora todos preguntan ¿cuándo viene Hans? Eso me hace feliz y tiene que ver con la vocación que tengo. Cuando estaba en la Usach, mi gran sueño era ser gerente de Administración y Finanzas en una empresa mediana. La vida me fue sorprendiendo. Aquí en Europa negocio al mismo nivel con todos los ejecutivos. Me doy cuenta que la formación que me dio la Universidad de Santiago aparte de la rica experiencia laboral internacional me ha hecho un profesional sencillo y respetuoso, pero no apocado. Eso es fruto de que me echaron de Ingeniería en Minas (vuelve a reír). Mis compañeros en la Usach eran de familias de esfuerzo, primeros profesionales en egresar de la Educación Superior. Eso te marca, te da esa dosis de prudencia, de respetar al otro. Para mí ellos fueron fundamentales.Yo soy de los que piensa que en el mundo de hoy las habilidades blandas son más importantes que las duras. Las duras están en todos los libros, en Google, en Wikipedia, pero al final del día el trabajo lo hacen seres humanos. Por mucho software que tengas, una conversación con un delegado de un sindicato, con un subalterno o un superior, se da entre seres humanos y el que lleva las de ganar es el que tiene las habilidades blandas más desarrolladas. El que habla de números, números, y más números se queda solo. Ser empático, respetuoso, cercano, saber escuchar… eso es relación humana. Si quieren ponerme un cargo díganme guía, líder, orientador y lo que me gusta más: predicador del respeto de la dignidad humana.
 
Entiendo que en OPKO has contratado a egresados de nuestra Universidad. ¿Cuál ha sido tu percepción del profesional que sale de nuestra Casa de Estudios?
 
El sello Usach siempre ha sido de profesionales aperrados. Somos luchadores contra la adversidad y esto hace que cuando ingresamos a un trabajo le echamos para adelante, no le hacemos asco. He incorporado en OPKO a ingenieros comerciales y contadores de la Usach y no he tenido ninguna decepción. Los profesionales de la U. de Santiago no tenemos una bolsa de ahorro como aquellos que provienen de familias con dinero. Somos buenos para la pega y la cuidamos porque nacimos en sectores modestos, con padres que se sacrificaron y se esforzaron para que estudiáramos en la Universidad y forjarnos un futuro.

Distinguen a egresados Usach por proyecto que entrega soluciones a plataformas de E-commerce

Distinguen a egresados Usach por proyecto que entrega soluciones a plataformas de E-commerce

Pablo Aravena y Luis Valdés, egresados de la carrera de Ingeniería Informática de la Universidad de Santiago de Chile, fueron premiados por Corfo a través de los programas Build, Ignite y Growth, aceleradora pública que apoya a start-up chilenas en diferentes etapas de escalamiento de negocios.
 
Con un presupuesto de 2.500 millones de pesos, la institución estatal benefició a 90 proyectos, siendo esta la segunda generación de los tres instrumentos y comenzará su proceso el próximo 17 de agosto.
 
Si bien estos programas apoyan a empresas tanto nacionales como internacionales, el 59% de los seleccionados son chilenos y el 63% identifican a nuestro país como su centro de operaciones.
 
El programa Build, que busca apoyar la pre aceleración de negocios en etapas tempranas, seleccionó a 40 startups que obtendrán un subsidio de 10 millones de pesos. En el caso de Ignite, apoyará a 32 emprendimientos que cuentan con un producto mínimo validado , con al menos tres años de desarrollo, y recibirán 25 millones de pesos. Growth, por su parte, seleccionó a 18 empresas de base tecnológica que están en proceso de escalamiento a nuevos mercados y obtendrán un subsidio de 75 millones de pesos.
 
El proyecto de nuestros egresados lleva por nombre “Digital Commerce”. Sus fundadores y egresados de la Usach se conocieron trabajando en los Laboratorios de Investigación del DIINF (Departamento de Ingeniería en Informática) hace más de una década, aplicando tecnología que incipientemente se usaba en Silicon Valley, desarrollando e investigando lo que fue una experiencia extraordinaria en el pensamiento crítico y analítico de los estudiantes. 
 
“Haber sido seleccionados nos abre una puerta extraordinaria como equipo para aprender y conocer qué están haciendo otras startup a nivel mundial. Los premios no son un fin en sí mismo, sino que simplemente nos permiten tratar de crear tecnología de vanguardia y mover mucho más allá los límites de lo conocido, aplicando creatividad e innovación que tanta falta le hace a Chile”, aseguró Pablo Aravena, uno de los dos fundadores de Digital Experience Solution (DXS).
 
Digital Commerce, el primer paso
 
Para saber un poco más sobre esta innovadora iniciativa, conversamos con los egresados de la Usach, Pablo Aravena y Luis Valdés, quienes sostienen que su empresa es un startup de tecnología que nació 100% digital, basado en Chile y Estados Unidos.
 
Pablo, Luis, ¿Quiénes conforman el equipo de trabajo?
 
Digital Experience Solution, a través de Digital Commerce, crea tecnología de vanguardia con inteligencia artificial aplicada a todo, y nuestro objetivo es solucionar problemas y mejorar el nivel de nuestro país. El equipo lo integran además cuatro colaboradores: Brandon Sandoval, programador backend; Natalia Pizarro, diseñadora gráfica; YanaraCatrilelbun, frontend developer y Francisca Ocares – KAM. Todos cuentan con estudios en Duoc UC y son un tremendo aporte para nuestro proyecto. 
 
¿Cuál es el método de trabajo que están empleando para DXS y cómo fue el contexto en el que les llegó este premio?
 
Trabajamos de forma remota y desde cualquier parte del mundo. Incluso, aunque no lo crean, el equipo aún no se conoce personalmente. Somos dos fundadores y cuatro colaboradores que ponemos todo para mover los límites de la realidad día a día. Nuestro primer producto se llama “Digital Commerce” que es una plataforma de E-Commerce que usa inteligencia artificial con precios dinámicos, ofertas personalizadas y upselling y crossselling inteligente. En este contexto postulamos a Startup-Chile y fuimos seleccionados entre muchos startups mundiales por nuestra idea innovadora.
 
¿Qué impacto creen ustedes que tiene para la Usach este premio?
 
Creo que a la Universidad de Santiago la beneficia en poder compartir y colaborar con los actores actuales y futuros que puedan crear sus propias startups y tengan la pasión de crear tecnología e innovación, y nosotros colaborando en esa tarea. Hemos conversado con profesores de la Universidad ya que crear innovación es un proceso extremadamente complejo y difícil de mantener en el tiempo; necesitamos verbalizar nuestros hallazgos para racionalizar nuestros siguientes niveles, y en eso, la Usach, tiene una apertura que es envidiable en términos universitarios y de conocimiento.
 
¿Cuál es la proyección que ustedes le dan al proyecto, a partir de este premio?
 
Nuestro objetivo es crecer aceleradamente y ya logramos poner un pie en Estados Unidos, abriendo nuestra entidad en forma legal para vender en más de 45 países, incluido Chile, por supuesto. Seguir mejorando nuestra tecnología de forma consistente en el tiempo, agregando valor a nuestros clientes nos hace pensar también en  siguientes productos aplicando innovación qué es nuestro ADN natural. Hemos estado en conversaciones con diferentes inversionistas y buscamos smart money y mentores para ser un referente en nuestro país y en el extranjero. Lo que siga más allá es una aventura y nos apasiona crear innovación. 

Josefa Villarroel, administradora pública: “La Usach es mi alma máter, una Universidad viva”

Josefa Villarroel, administradora pública: “La Usach es mi alma máter, una Universidad viva”

Es impresionante su vasto currículum, que podría resumirse en una profesional cercana a los emprendedores. Josefa Villarroel es administradora pública de nuestra Casa de Estudios y Magíster en Gerencia y Políticas Públicas de la UAI.Con 12 años de experiencia en diseño e implementación de programas público-privado de apoyo al emprendimiento, hoy vive en Rapa Nui donde tuvo la misión de crear el Centro de Desarrollo de Negocios de Sercotec. Es asesora, speaker, consultora y partner de distintas instituciones e iniciativas que promueven el emprendimiento en Chile y Latinoamérica; exdirectora ejecutiva de Garage UAI; destacó como una de las 100 mujeres líderes en 2015; fue becada por la Fundación Luksic al Babson College y ha sido panelista radial y de televisión, entre muchas otras cosas.
 
Recuerda que desde pequeña le gustó la economía y la vocación de servicio. Optó por Administración Pública porque la malla curricular de la FAE tenía todos los temas que le interesaban desde que cursaba octavo básico. La Usach fue su primera opción .En nuestra Universidad a diferencia de la Universidad de Chile- dice-, la carrera se orientaba hacia el “hacer”, “a la gestión”.  Como primera generación de su familia en ingresar a la Educación Superior, confirma que al ingresar a la Facultad de Administración y Economía de inmediato sintió la historia, la mística y la vida del Campus. “Es algo que incluso he valorado con el tiempo, porque me he dado cuenta lo distinta que es a otras Casas de Estudios. Se da interacción y se genera opinión. Es una Universidad viva. Lo que más destaco es esa conexión con una realidad representativa del país”, remarca.
 
Fueron cinco años de estudio con mucho esfuerzo porque además en su segundo año de carrera fue mamá soltera. Desde el primer momento recibió todo el apoyo de sus compañeros y docentes que es un sello de la Usach, “porque en la vida profesional te das cuenta que ese pensamiento tan abierto e integrador no se ve en todos los ámbitos afuera”, asegura.
 
Siempre desafiante inició su experiencia laboral trabajando en el sector privado. “La gente pensaba que mi carrera era una especie de secretaria administrativa. Entonces me costaba validar el título y ahí me prometí que demostraría que me puedo desempeñar en distintos ámbitos”, recuerda.
 
Una de tus actividades más promisorias es el Observatorio de Políticas de Emprendimiento, cuéntanos de ello.
 
-Decidí crear mi propia empresa que es el Observatorio de Políticas de Emprendimiento donde hago estudios y análisis para mejorar programas de emprendimiento. Me di cuenta que no había información en ciertos ámbitos porque las instituciones veían el tema como una moda copiando programas y concursos que ya se habían hecho sin preguntarse si habían tenido los mejores resultados. Quise ser una voz haciendo el mix de entender por qué se desarrollan ciertos programas, pero también cómo lo viven los emprendedores, con una opinión crítica a veces para que se mejoren los diseños de los programas,las políticas del Estado o la visión también de los privados.Siempre he buscado tener una cercanía con los emprendedores y una forma para ello es además un reporte que hago sobre fondos y concursos para emprender.Hay quienes le llaman los “Josefa Tips”. Uno de los problemas que tenemos como país es que la información está muy concentrada,  lo que genera importantes desigualdades también en este campo.
 
¿Cómo llegas a instalarte en Rapa Nui?
 
-Tengo una visión crítica del ecosistema de emprendimiento que tiene cosas que son necesarias, pero que de repenteagobian;  esa cosa glamorosa del startup. Se me dio la oportunidad de liderar la implementación del Centro de Desarrollo de Negocios de Sercotec en Rapa Nui. Sin pensarlo mucho lo acepté, porque reunía las cosas que yo quería hacer; quería trabajar con territorios. Todo lo que está armado en Santiago,aquí no existe. Aquí también hay personas talentosas que están alejadas de esas oportunidades. Vivo en la isla desde diciembre del 2019. El Centro ya está en marcha blanca, instalado y trabajando con las personas de la isla.
 
Recibiste el premio egresada destacada de la Universidad de Santiago.
 
-Estoy muy agradecida. Me siento muy orgullosa de mi Casa de Estudios cuando veo profesionales egresados de la Usach que son distinguidos. Hay tantos que son de elite. Este premio me llevó a revisar mi carrera y todas las cosas que he hecho, a tomar conciencia de mis logros. Es uno de los premios más significativos que me han dado. Se reconoce un trabajo que de repente tú crees que está ahí no más.Aunque ves el impacto en la gente te cuestionas si realmente lo estás haciendo bien. Este premio esmás significativo porque realicé mis estudios junto a mi hija. Para mí la Usach es mi alma máter. Hoy veo cómo potenció y  fortaleció en mí aquellas cosas que no tenía muy claras cuando ingresé a la Universidad, pero valorar la acción directa en las personas, en terreno, también la excelencia en el trabajo que impacta en los otroses algo fundamental. Valorar el hacer, el pensar, el idear, en épocas donde pareciera ser que lo peor es estar subyugado al trabajo me quedó como un sello de la Usach. Me especialicé en levantar proyectos de manera exitosa,independiente de los problemas; eso se lo atribuyo a la formación que me dio la Universidad. La Usach forma a mujeres con voz decidida y fuerte para ser escuchadas. Uno se da cuenta de ello mientras desarrollas la carrera y creces como profesional.

Egresada del Plantel compite en Europa con el objetivo de clasificar a Tokio 2021 en la disciplina de skateboard

Egresada del Plantel compite en Europa con el objetivo de clasificar a Tokio 2021 en la disciplina de skateboard

Por estos días se realiza el Street World Champ en la ciudad de Roma, Italia, evento que reúne a 200 de las/os mejores patinadoras/res callejeras/os del mundo, y que finaliza el próximo domingo 6 de junio.

La instancia es la última oportunidad para obtener un cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, fiesta deportiva en donde el skate hará su estreno. Entre las participantes se encuentra María José Rojas, tecnóloga en administración de personal de nuestra Universidad y seleccionada chilena de skateboarding, quien aspira a meterse entre las 20 mejores del mundo en la categoría Street, su especialidad, y representar a Chile.

El escenario es complejo por la cantidad de puntos que necesita para acceder al cuadro final. Una desafortunada actuación hace unas semanas en un torneo realizado en Iowa, Estados Unidos, dificultaron las opciones de estar presente en la capital japonesa. “No fue el resultado esperado, me puse un poco nerviosa. Me queda Roma para poder clasificar, pero de verdad, está bastante difícil”, confesó.

María José Rojas reconoce que la preparación para los Juegos Olímpicos no ha sido fácil, debido a la falta de apoyo en distintas áreas. Esta situación se repite en la mayoría de los deportistas nacionales, provocando que la clasificación dependa, muchas veces, de los esfuerzos personales de los atletas.

Independiente de los resultados que obtenga en esta competencia, en su horizonte está “el Sudamericano de Asunción 2022, el Panamericano 2023 a realizarse en Santiago y (los Juegos Olímpicos) París 2024. Estoy joven todavía, me queda mucho más por aprender. Esto me ha servido para saber qué debo mejorar. Ha sido un crecimiento deportivo, pero también personal”, aseguró.

En esa dirección, paralelamente a las competiciones y entrenamientos, se encuentra tramitando una visa deportiva que le permita dedicarse a tiempo completo al skate. “Me quiero ir a Estados Unidos para poder adquirir mayor nivel,  tienen mejores pistas, clima y hay más posibilidades de poder vivir del deporte y ser mujer, porque en Chile es complicado”, puntualizó.

Sobre el nivel femenino actual en el país, consideró que a diferencia de sus inicios “ha mejorado bastante. Obviamente no estamos a la altura de las potencias, porque no tenemos las pistas ni las condiciones para ser campeonas del mundo. Tenemos que seguir mejorando, aprendiendo, conociendo de las otras culturas para incrementar el nivel y principalmente eso se da viajando harto, haciendo temporadas afuera”, sostuvo.

Etapa Usachina

Si bien se tituló de Tecnóloga en Administración de Personal, María José estudió anteriormente Bioquímica - también en nuestra Casa de Estudios- por su interés en la Física, Biología y Química. Sin embargo, tuvo que dejar la carrera, pero las ganas de estudiar continuaron. Revisó carreras, mallas y universidades buscando un programa de estudios que calzara con sus intereses y fuera compatible con su práctica deportiva. Finalmente optó nuevamente por la Universidad de Santiago, debido a la buena experiencia que vivió en su primera etapa.

Al momento de elegir qué estudiar las opciones eran Tecnología en Alimentos y Administración de Personal. Eligió la última tras conversar con la jefa de carrera de la época. “Entré, no reprobé ningún ramo, pude compatibilizar estudios con deporte y pude sacar la carrera (…) al final fui una alumna destacada. Me saqué un siete en la tesis”, recordó la deportista.

En su condición de seleccionada nacional resaltó la existencia del Cupo Deportista Destacado de nuestro Plantel, ya que “hay pocas universidades que entregan ese beneficio. Esto abre el campo a muchos jóvenes, porque es muy difícil compatibilizar los estudios con el deporte. Es mucha responsabilidad en ambas áreas, pero la Universidad es integral, liberal, de libre expresión y muy inclusiva por eso yo creo que nunca me cambié. Pienso que la Usach tiene una lucha social que pocas casas de estudios la tienen. Si uno está en pro de los cambios sociales, a nivel país, es una muy buena oportunidad de estudiar”, resaltó Rojas.

En Tokio 2021 se incorporan cinco nuevas disciplinas: Béisbol/softbol, surf, kárate, escalada y el skateboard. En este último se competirá en las categorías de Park y Street. María José buscará estar en la capital japonesa compitiendo en la segunda, donde se debe recorrer un circuito similar al que se puede encontrar en las calles (escaleras, barandas, etc), aunque con todas las opciones reunidas en un mismo sitio y donde se pueden observar ollies, slides y todo tipo de saltos.

Solange Burgos, matrona, encargada nacional VIH SIDA/ ITS en Minsal: “Llevo el sello Usach tallado en mi corazón”

Solange Burgos, matrona, encargada nacional VIH SIDA/ ITS en Minsal: “Llevo el sello Usach tallado en mi corazón”

Desde muy pequeña Solange Burgos tuvo interés por las carreras del área de la salud. Pensó primero en estudiar Medicina, pero ya en cuarto medio después de investigar se encontró con la Obstetricia y Puericultura, descubriendo la relación entre la matrona y la comunidad. Su primera opción sería la Universidad de Santiago, pese a que la carrera de la Facultad de Ciencias Médicas estaba recientemente creada y aún no había egresados, ni egresados. Fue una interesante apuesta – recuerda- porque estaba optando por una nueva forma de profesional con una malla curricular que era distinta a la tradicional de otras Casas de Estudios. Aquella joven que, con susto conoció en su primer día de clases las instalaciones de su nuevo segundo hogar, hace solo algunos meses recibió el premio egresada de excelencia y méritos de sobra tiene para aquello.
 
Solange es primera generación de su familia en egresar de la Educación Superior. Fue a través de sus padres que estudiaron en la UTE, pero no pudieron terminar sus carreras, que conoció el Plantel. Obstetricia y Puericultura es una carrera de cinco años y a través del Fondo Solidario y algunas becas pudo pagar el arancel. Especiales recuerdos tiene para sus internados. Sus formadores fueron el Hospital San Juan de Dios y el Hospital  de Pichilemu. Al quinto año en internado comenzó a preparar su tesis. Su sueño era hacer algo maravilloso. La meta que se puso fue muy alta y no estuvo exenta de complicaciones. 
 
“Egresé el 2001, pero me titulé el 2004. Hice un estudio sobre retardo de  crecimiento intrauterino en una población del área norte, con información que tabulé desde el Hospital San José. Mi profesora guía fue Vilma Yáñez que se dedicaba a la neonatología y fue mi gran pilar para terminarla. Hubo mucha rigurosidad en las revisiones. Todo debía quedar perfecto”, comenta. 
 
Ya titulada advierte que no fue fácil integrarse al mundo laboral. Trabajó en la Asociación Pro Familia, Aprofa, promoviendo su centro médico; luego se desempeñó en un laboratorio dedicándose a la calidad de la toma de muestras mientras paralelamente hacía un Magíster en Salud Pública. Fue un periodo extremo. Dormía poco, pero remarca que “si uno se lo propone puede hacer lo que quiera”. Después junto a una ex compañera de la Usach se fue al Instituto Simón Bolívar donde instalaron las carreras de TENS, trabajando en las mallas curriculares. En la Clínica Dávila se  desempeñó como matrona clínica, con turnos durante 5 años y donde se enamoró de la neonatología. Fue jefa de turno, hizo estudios clínicos internacionales probando medicamentos junto a otras cinco compañeras. En 2010 entró al mundo público. Le ofrecieron irse a la Dirección de Servicio de Salud Metropolitano Central como asesora. A principios de 2011 pasó  al Ministerio de Salud. Llegó al área de la División de Gestión de la Red Asistencial donde se hizo cargo de la red gineco obstetra. Ha hecho subrogancia de jefaturas de departamento y ha participado directamente en la instalación de políticas públicas relacionadas con la infertilidad; la interrupción del embarazo en tres causales; en la red de diagnóstico de malformaciones; en VIH. “Ha sido un camino largo con un trabajo enorme detrás de las autoridades, de los clínicos para atender distinto a las personas”, destaca.
 
Leyendo tu curriculum creo que eres una voz autorizada para expresarnos si adviertes diferencias en la formación y el sello que nuestra Universidad entrega a los matrones y las matronas para desempeñarse profesionalmente, en comparación con otros planteles.
 
- Somos completamente distintos. Tenemos un sello humano y social, que a todos nos conmueve y nos preocupa. Cada uno en lo suyo trata de preocuparse por mejorar la sociedad. Eso no lo tiene otra Universidad. Son bastante más individualistas. Nosotros somos más colectivos y tenemos un énfasis en lo patológico tanto en la mujer como en el recién nacido que no lo tienen otros planteles. Los egresados de otras universidades para desempeñarse en la Neonatología tenían que hacer diplomados y cursos para llegar en condiciones de atender pacientes, en cambio nuestra formación es tan fuerte en esa área que pasamos directos como si tuviésemos especialización.
 
Recordando aquellos años en la Usach, ¿qué dirías que te entregó en lo profesional, pero también en lo personal?
 
- Hace un tiempo estuve en una reunión con el decano de Facimed. Éramos todos usachinos. Cuando uno habla de Alma Máter, uno lleva este concepto tallado en el corazón. Fueron los mejores cinco años de mi vida en aprendizaje, en experiencias de vida, en amigos, en descubrir el mundo, de pasar de una niña que recién sale del colegio y que puede ser más puntuda a responsabilizarte de tus propias acciones y metas. La Universidad de Santiago te  enseña que el cambio es posible, pero esforzándote junto a otros. He pasado por otras universidades y no te sientes parte de un cuerpo gigante que funciona todos los días, son más segregadas, más impersonales. En la Usach éramos todos uno dentro de un Campus único con un entorno verde maravilloso que no tiene comparación. Es una familia gigantesca. Si pudiera me encantaría regresar a mi Universidad para entregar todo el conocimiento aprendido a las nuevas generaciones, pero esta vez como docente.
 
Permíteme aprovechar esta oportunidad para agradecer a Marta Meza y Verónica Flandes, y en especial a las autoridades de la Usach por la distinción que recibí como egresada de excelencia. Me sorprendió recibir el premio y agradezco a Marta que me haya postulado. Trabajo con amor por mi profesión y me hace feliz, me impresiona y me emociona que mi Alma Máter haya reconocido mi labor.

Ingeniero titulado del Departamento de Minas lidera innovador “scanner” que rescata cobre perdido

Ingeniero titulado del Departamento de Minas lidera innovador “scanner” que rescata cobre perdido

El Ingeniero Civil en Minas de la Universidad de Santiago, Rodrigo Pizarro, ha logrado una larga experiencia tanto  en Yamana Gold Inc. como en  Minera Las Cenizas S.A , etapas laborales que otorgaron entrenamiento y maduración para idear su actual emprendimiento “Innovations in Mining”, nombre de la compañía que fundó junto a su hermano, Fabián Pizarro, técnico en Minas de Inacap y un grupo de profesionales de la minería. 
 
Rodrigo comenta que el “Scanner” consiste en un equipo del tamaño de un container de 40 pies  y que suma la función de un feeder vibratorio, un mix de sensores y correas transportadoras,  siendo fundamental en esto el desempeño de los sensores, para que una línea de aire comprimido separe las partículas previamente leídas, mediante inyectores de aire comprimido que disparan a las rocas separando el material seleccionado en “chutes de mineral y material estéril”. 
 
“Entonces,  el espacio que tenemos hoy para explotar los botaderos o pasivos mineros es tan grande (…) puede ser recuperado lo que se creía  eran  desechos de la minería, generando valor. Este método es importante para las empresas mineras, ya que puede generar un aumento de sus reservas, de sus recursos y de su plan minero considerado en la planificación a largo plazo”, aseguró Pizarro. 
 
La compañía se ha visto beneficiada por el “súper ciclo del cobre”, ya que, cuando partieron el emprendimiento “a largo plazo” evaluaban el negocio inicialmente con 270 centavos de dólar la libra de cobre y eso implicaba que podían operar yacimientos con leyes entre “0,3 a 0,4 %” del metal rojo, por tanto,  con los precios del cobre actuales pueden procesar botaderos con leyes de hasta 0,15%. 
 
“Nuestros equipos pueden hacer un tratamiento desde 50 toneladas hasta 500 toneladas por hora, donde el aire comprimido juega un papel fundamental, ya que, es el que categoriza el mineral del material estéril. La metodología que ha diseñado la compañía, Innovations in Mining , tiene un alcance global ya que a través de su método “Ore Sorting”  puede seleccionar varios tipos de materiales en diversas áreas e industrias; todo a través de un scanner inteligente de alta velocidad ”, remarcó  el  Ingeniero egresado de nuestro Plantel.

Páginas

Suscribirse a RSS - Egresados